Macizo de Tagant

Macizo de Tagant

Transporte y alojamiento

Jaima de ganaderos

Si excluimos el pequeño Albergue Matmata y los alojamientos de las grandes ciudades (por ejemplo, Tidjikja), la Meseta de Tagant carece de una infraestructura hotelera y de una red de transporte para visitarla. Un viaje a Tagant ha contar con un guía que nos ayude a conocer y respetar los protocolos sociales y normas de conducta de una población que habla en jasaniya. Es además imprescindible contratar los servicios de un vehículo 4 x 4 con el equipamiento necesario para acampar en el desierto. En las poblaciones mayores puede comprarse agua envasada y comida, pero no siempre es posible disponer de combustible para los vehículos. Estas deficiencias se superan gracias a la amabilidad y hospitalidad de los habitantes de la zona.

Mercado en la zona

Puede negociarse con ellos la pernocta en sus jaimas (que nunca negarán a un viajero necesitado…), la adquisición de comida (carne) y su ayuda para alcanzar con rapidez los enclaves deseados. Una buena opción es contratar los servicios de agencias de viaje especializadas o, ya en Tagant, contactar con las autoridades municipales para que les adjudiquen un guía, les busquen alojamiento y les asesoren sobre la forma de diseñar y ejecutar la visita.